Domingo, 27 de septiembre de 2009
Hola a todos:
Un 26 de septiembre de 1988 partió desde Aeroparque, en Buenos Aires, el vuelo 648 de Aerolíneas Argentinas, un Boeing 737, hacia Ushuaia, con escalas intermedias en Bahía Blanca y Río Grande (¡Qué épocas aquellas en que se podía viajar a algunas ciudades de la Patagonia en forma directa o con escalas!, ahora debemos primero ir a Buenos Aires y luego volver a la ciudad que queremos visitar).
Viajaban 62 personas, 56 pasajeros y 6 tripulantes, el tiempo estaba en buenas condiciones.
Un vuelo normal con tiempo muy bueno y un aterrizaje complicado, en principio entró con velocidad elevada a la pista y tocó pista en un lugar incorrecto. Mucha velocidad y tocar la pista muy lejos significaba acortarla mucho más de lo corta que era, la ecuación dio ¡Aerolíneas al agua!
La pista del Aeropuerto Viejo de Ushuaia tenía fama de ser corta, y lo era, por lo tanto se debía tocar pista en un momento determinado, en caso contrario se corría riesgo que la pista no alcanzara. La pista terminaba casi en la Bahía de Ushuaia y si no se frenaba antes se iba directo al chapuzón. No era normal que sucediera esto, normalmente la pista cumplía su cometido y alcanzaba para dejar a los aviones en pista, aunque hubiera mal clima, pero el 26 de septiembre de 1988, la excesiva velocidad, un lugar no adecuado para tocar pista y algo que hicieron los vientos que rotaban determinaron que el avión de Aerolíneas se fuera al agua.
En su alocada carrera hacia el mar el avión perdió una de sus turbinas en la alcantarilla de drenaje y cayó por la barranca, de unos 12 metros, a la Bahía de Ushuaia. El copiloto, dos azafatas y tres pasajeros resultaron heridos con contusiones y quebraduras.
El hecho ocurrió a las 11:35 y luego del accidente se acercaron al lugar el entonces Gobernador del Territorio de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Helios Eseverri y el Gerente General de Aerolíneas Argentinas, Víctor Ariznabarreta.
El Aeropuerto Viejo tenía la particularidad (que no posee el actual) de ver lo que sucedía en pista desde el estacionamiento, y en aquella época, me contaban, familiares de los pasajeros, que cuando observaron el lugar donde el avión tocó pista y la velocidad que traía, se dieron cuenta que paraba en el mar, por lo tanto sortearon la puerta de hierro y se introdujeron en la pista, ¡Como corriendo detrás del avión para detenerlo! Esta es una metáfora muy loca, pero lo concreto es que la gente se metió en la pista para tratar de salvar a sus parientes.
Les envío un abrazo
Cardi
Ushuaia
Tierra del Fuego
Patagonia
Argentina
Mis fotos de Ushuaia y Tierra del Fuego

Tags: Aerolíneas, Argentina, agua, accidente, mar, Ushuaia, Tierra del Fuego

Publicado por Cardi @ 1:00
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios