Lunes, 14 de septiembre de 2009

La Primera Expedición al Océano Pacífico del Capitán James Cook 1768- 1771

Esta expedición se vino en sumar a las anteriores expediciones piratas, una vez que pudo contar con el apoyo del Departamento del Tesoro, además de sus patrocinadores, el Almirantazgo y la Real Sociedad, al tenor de los antecedentes ya examinados, dado su ambicioso plan, en relación a los réditos que le otorgaría a Gran Bretaña para establecerse definitivamente en el referido Océano y en grandes espacios continentales a encontrar.

Para estos efectos, se comisionó a James Cook para que asumiera el mando del H.M.S. “Endeavour”, habiendo zarpado de Plymouth, vía Cabo de Hornos, el 25 de agosto de 1768, con el propósito de recalar en Tahiti y a continuación explorar hasta alcanzar la latitud de los 40° Sur para encontrarse con vastos espacios de tierras y más al Sur en su conexión con el continente de Dalrymple. Así en su viaje en demanda del Pacífico entró el "Endeavour" en enero de 1769 al estrecho Le Maire, donde recaló en la Bahía del Buen Suceso. (Costa oriental de Tierra del Fuego) para reconocimiento y aguada.

Al desembarcar encontraron, al igual que sus antecesores 150 años antes, aborígenes vestidos con pieles de foca y de guanaco envueltas a partir de sus hombros, con quienes establecieron relaciones amistosas. Su apariencia física, a diferencia de los Patagones por tratarse del pueblo Haush, era de mediana estatura, caras anchas, frentes estrechas, ojos pequeños, y cabellos sobre la frente largos y de color negro. Los expedicionarios por haberse adentrado demasiado debieron pernoctar en tierra a la intemperie, advirtiéndoles el científico Solander que fallecerían si se quedaban dormidos.

El relato de una de las crónicas en enero de 1769 es el siguiente: "...y tomaron después a tierra con el objeto de visitar un pueblo indio que algunos dijeron hallarse dos millas tierra adentro. Aunque encontraron excasa la distancia y siguieron lo que parecía un camino transitado, tardaron más de una hora en llegar, porque se hundían con frecuencia en el fango hasta la rodilla(...) el campamento estaba situado en la cima de una seco collado (upon a dry knoll), entre los árboles, los cuales no parecían haber sido raleados en absoluto; consiste en no más de doce a catorce chozas o wigwams de la construcción más sencilla inimaginable; de hecho, nada que merezca el nombre de choza puede ser construido con más simpleza. Una choza estaba compuesta por unos pocos postes apoyados y convergiendo en el tope, en una figura cónica, y cubiertas a barlovento con unas pocas ramas y algo de pasto; a sotavento alrededor de un octavo del círculo era dejado abierto, y de frente a esa entrada era encendido el fuego. Con justicia, puedo decir que no había ningún mueble; un poco, muy poco, pasto seco tendido hacia los márgenes del círculo servía a la vez de cama y silla, y para la preparación de los moluscos (la única provisión de la que los vi hacer uso) no tienen mayor artificio que asarlos al rescoldo. Para beber ví, en un rincón de una de las chozas, una vejiga de animal llena de agua, de la cual ellos beben levantando un poco el fondo, lo que hacía manar el agua hacia sus bocas (...) vivían alrededor de cincuenta hombres, mujeres y niños (...) su vestimenta consiste sólo en un cuero de guanaco o lobo, que les cae flojamente desde los hombros y alcanza casi hasta sus rodillas; debajo del cual no llevan absolutamente nada, tampoco para los pies, excepto unos pocos que tenían zapatos de cuero de lobo, flojamente atados sobre el tobillo, como una bolsa. En el vestido no hay diferencia entre hombres y mujeres, excepto que esta última llevan el manto atado sobre la cintura con una suerte de correa o cinto..."

Fuente: Museo del Fin del Mundo

Les envío un abrazo

Cardi
Ushuaia
Tierra del Fuego
Patagonia
Argentina
Mis fotos de Ushuaia y Tierra del Fuego

Tags: primera, piratas, Tierra del Fuego, Buen Suceso, tesoro, real, Océanno

Publicado por Cardi @ 1:52  | Historia fueguina
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios